LA FIESTA DE LA GUADALUPANA, la tonantzin/ la fête de la vierge de Guadaloupe reine du mexique

FIESTA DE LA TONANTZIN DIOSA DE MEXICO / LA FÊTE DE LA

 

VIERGE DE GUADALUOPE

 

 

 

386px20041229coatlicuemuseonacionaldeantropologamq.jpg virgendeguadalupe.jpg

 

 

 

Hoy desde muy de mañana mexico se levanto de fiesta, las familias arreglaban por doquier la imagen de la lupita, la madre; las abuelas corren a buscar la rezandera, a poner la olla con los tamales y el atole de leche con canela que daran al terminar el rozario. La villa esta en esta hora a reventar, y en xalapa el santuario del dique esta a mas no poder, Mexico esta de fiesta y el continente americano tambien. Desde los hogares mas pobres hasta las familias mas ricas, hoy son una sola familia, que le rinde oracion a la virgen a la lupita como la llaman amorosamente los mexicanos. Y no faltaba para mas, de acuerdo con las creencias católicas, la Virgen de Guadalupe se apareció cuatro veces a Juan diego cuauhtlatoatzin en el cerro del Tepeyac. Tras una cuarta aparición, la Virgen ordenó a Juan Diego que se presentara ante el primer obispo de México, Juan de Zumárraga. Juan Diego llevó en su ayate unas rosas —flores que no son nativas de México y tampoco prosperan en
la aridez del Tepeyac— que cortó en el Tepeyac, según la orden de la
Virgen. Juan Diego desplegó su ayate ante el obispo Juan de Zumárraga,
dejando al descubierto la imagen de Santa María, morena y con rasgos
indígenas.

Las apariciones habrían tenido lugar en 1531, ocurriendo la última el12 de diciembre de ese mismo año, aunque el relato canónico de las apariciones del Tepeyac —el Nican mopohua— fue publicado en 1649, en el marco de un resurgimiento del culto a la imagen guadalupana que se encontraba en retroceso desde principio del siglo XVII.

Desde la época prehispánica, el Tepeyac había sido un centro de devoción religiosa para los habitantes del valle de México. En esta eminencia geográfica localizada en lo que fuera la ribera occidental del lago de texcoco se encontraba el santuario más importante de la divinidad nahua de la tierra y la fertilidad. Esta diosa era llamada Coatlicue (náhuatl: cóatl-cuéitl, ‘Señora de la falda de serpientes’ )?, que por otros nombres también fue conocida como Teteoinan (Náhuatl: téotl-nan, ‘dios-madre »MADRE DE LOS DIOSES ») o Tonantzin (to-nan-tzin, ‘Nuestra venerable madrecita’ ). El templo de

Tonantzin Coatlicue fue destruido completamente como resultado de la CONQUISTA.
Conocedores de la importancia religiosa del santuario indígena del
Tepeyac, los franciscanos decidieron mantener en el lugar una pequeña
ermita. La decisión de mantener una ermita ocurrió en el marco de una
intensa campaña de destrucción de las imágenes de los dioses
mesoamericanos, a los que se veía como una amenaza para la correcta
cristianización de los indígenas. Uno de los primeros registros sobre la existencia de la ermita corresponde a la década de 1530.
Al templo se dirigían los indígenas siguiendo la tradición
prehispánica. Dos décadas más tarde, no sólo los indígenas acudían a la
ermita del Tepeyac a rendir culto a una imagen — »pintada », de acuerdo
con los documentos de la época— de la Virgen maria: la devoción hacia la imagen se había extendido entre los criollos hacia la mitad del siglo XVI.

 

 EN FRANCAIS:

 

 

 

 Aujourd’hui très tôt Mexique a levé de fête, les familles réglaient par doquier l’image du lupita, de la mère; les grand-mères courent à chercher la rezandera, à mettre la casserole avec les tamales et l’atole de lait avec la cannelle qu’ils donneront après avoir terminé le rozario. La villa cette à cette heure à crever, et dans xalapa le sanctuaire du dique cela à ne pas pouvoir plus.  Depuis les plus pauvres  jusqu’aux familles les plus riches, aujourd’hui c’est une seule la famille, qui rend une prière à la vierge de guadaloupe, la lupita comme la nomment affectueusement les Mexicains.

 

Depuis l’époque préhispanique, le Tepeyac avait été un centre de dévotion religieuse pour les habitants de la vallée du Mexique. Dans cette éminence géographique trouvée dans ce que c’était la rive occidentale du lac de texcoco le sanctuaire le plus important de la divinité se trouvait nahua de la terre et la fertilité. Cette déesse était nommée Coatlicue (náhuatl : cóatl-cuéitl, la ‘ Dame(Madame) de la jupe de serpents ‘) ? qui d’autres noms a été aussi connu comme Tonantzin (Náhuatl : téotl-nan, un ‘ dieu – mère « LA MÈRE des DIEUX ») ou Tonantzin (to-nan-tzin, ‘ nuestra madrecita vénérable ‘).

 

 

 

Le temple de Tonantzin Coatlicue a été complètement détruit comme résultat de la CONQUÊTE. Des connaisseurs de l’importance religieuse du sanctuaire indigène du Tepeyac, des franciscains ont décidé de maintenir dans le lieu un petit ermitage. La décision de nourrir un ermitage est arrivée dans le cadre d’une campagne intense de destruction des images des dieux méso-américains, ceux qui étaient vus comme une menace pour le cristianización correct des indigènes. L’un des premiers registres sur l’existence de l’ermitage communique à la décennie de 1530. Vers le temple les indigènes se dirigeaient en suivant la tradition préhispanique.

 

 La tonantzin est  la déese  de la terre, de la fertilité. 

 

 

 

 

 

Laisser un commentaire