Archive pour mars 2010

POESIA WICCA/ CELTA/ LOS DUENDES

Jeudi 18 mars 2010

duendes.bmp

fairy1.jpg

 

En lo más oscuro del umbrío helecho

Una pequeña duende he descubierto.

Flores e hilo de seda la vestían,

Mientras dejaba que pasase el día.

En espera de la oscuridad.

Echado sobre el musgo y a su lado

Había un niño, en plumas abrigado,

De tez muy blanca y pelo muy oscuro.

Mientras ella miraba el crepúsculo,

En espera de la oscuridad.

Junto a la dama me senté, callado,

Y sin saber o no si hablarle de algo,

Puesto que nada venía a mi mente.

Más la dama me dijo: ¡que amable eres

De esperar también a la oscuridad!

“¿Te encuentras perdida?” Inquirí a la dama

“¿o es que es este verde helecho tu casa?”

“¿Crees tú que esta noche vendrá alguien más?”

Ella sonrió y empezó a cantar

A su niño duende.

Este dormía, y ella me contaba

Del Mar y Tierra la profunda magia,

Y me habló de encantos potentes y antiguos.

“Úsalos bien y sé osado”, me dijo

“cuando los pronuncies al atardecer”.

“¿Puedo usarlos yo?” La dama sonrió

Mientras al niño del suelo cogió.

“Claro”, me dijo, “porque éste es tu premio

Por quedarte aquí hasta que en el cielo

La Luna ha salido”.

Tomé asiento a su lado, pensativo,

Vigilante, cuando al pronto oí un ruido

De galope a través de los helechos

“¿Me aguardasteis, señora de mis sueños?”

La voz de otro duende susurró.

Un noble duende de hiedra vestido

Armado de espada y con daga al cinto

Paró su caballo entre los helechos

¡Oh! Mi corazón temblaba de miedo

Al ver sus negros ojos.

Llegó la noche; las aves callaban,

La Luna salía tras la montaña.

De repente, me sentí abandonado.

“No receles, que tú mismo has bordado

El tejido de la amistad”.

Díjome la dama, alzando su diestra.

Lucía su frente hermosa diadema

En que la Luna miraba su luz.

“¿Querrás concederle algún premio tú?”

Preguntó a su señor.

“¿A este vigilante, amigo valiente?

“Es enemigo, y lo ha sido siempre”

Repuso el duende, y ella dijo: “no”,

“Porque entre los helechos nos guardó”.

Me sonrió el caballero.

“No sabía que alguien nos quería bien”,

Y su voz sonó como un cascabel,

Mientras sacaba de un dedo un anillo.

“Este a la Tierra te mantendrá unido”,

Dijo, “y a la Magia, también”.

La gema era blanca como la Luna,

Y el aire arrastraba una triste música.

La dama y el caballero montaron

Y por el bosque a galope marcharon.

Yo me quedé solo.

Que no existen duendes dice la gente.

Yo he oído sus voces muy claramente,

Y cuando me siento entre los helechos,

Algunos encantos yo mismo he hecho

Que la dama me enseñó.

El anillo siempre llevo en mi mano

Y con su piedra me siento amparado.

Y a veces encuentro a mis dos amigos

En el bosque de helechos escondidos,

En secreto.

De que existe la Magia estoy bien seguro

Y cuando el Sol deja paso a lo Oscuro,

A la Tierra en mi alma latir yo siento,

Y nunca echaré de mis pensamientos.

A la dama duende y a su caballero.

dibujosssssssss.bmp

Poesia celta 

D. J. Conway

by javier branch

 

WICCA CELTA

Mardi 16 mars 2010

dibujosssss.bmp

 

luna.jpg

dibujoaaaaa.bmp

 

 

¿Qué es Wicca?

 

Wicca es un viaje positivo hacia la iluminación por medio de la veneración del Dios y la Diosa y el arte místico de la magia. Es una religión chamánica orientada hacia la naturaleza, así como una mezcla única y excitante de lo tradicional y lo ecléctico que no busca ni convertir, ni confortar y tampoco controlar.

A diferencia de muchas otras religiones, Wicca no afirma ser el único camino que existe y no es proselitista en contra de otras tradiciones religiosas (a pesar de que a veces, por desgracia, lo inverso sea el caso). Wicca no es anticristiana pero desconoce la existencia del pecado, del Diablo o la existencia de un Dios juzgador y vengativo, como lo define la cristiandad.

Wicca es una palabra anglosajona que significa « someter » o « tener sabiduría ». Wicca promueve el pensamiento libre, la creatividad artística, la individualidad y el crecimiento personal, espiritual y psíquico.

Es una celebración del ciclo de las estaciones y de la vida. Wicca es respetar y vivir en armonía con todas las cosas vivas. Wicca es luz. Wicca es amor. Wicca es llamada el arte del sabio y es tanto antigua como nueva. Wicca es un sendero como no existe otro en el mundo. Este camino es una forma de vida, una forma de vivir. Nosotros no tenemos libros sagrados o iglesias (tenemos libros para nuestro aprendizaje y círculos de reunión para compartir nuestras ideas y escuchar otras, pero eso está muy lejos del punto original) como otras religiones pero eso no significa que no tengamos una base. La magia es el uso de la voluntad para efectuar algún cambio deseado. Por lo tanto, cualquier ser humano con amplitud mental que posea la habilidad para enfocar y concentrar su voluntad, es capaz de trabajar la magia con éxito. Algunas personas requieren de práctica frecuente para lograr que se afinen sus habilidades mágicas, en tanto que otras están benditas con mayores aptitudes naturales para ella.

La magia es un estado mental y un don entregado por la Diosa que tiene un papel de importancia en la religión Wicca aunque no es imprescindible. Es el contacto que tiene la hechicera blanca con lo divino. De la misma manera, como existen diversas maneras para definir la magia, también existen formas distintas para percibirla. La magia está en todo nuestro alrededor y dentro de nosotros. La magia irradia desde todas las cosas que viven y mueren. Puede sentirse en la primera respiración de un bebé y en el cambio de las estaciones. Es una parte de la Tierra, del misterioso Océano y de los cielos iluminados con estrellas que están por encima de nosotros.

Existe magia en el amor y hay magia en los sueños. Puede encontrarse en una colina llena de flores silvestres que bailan en la brisa bañada por el sol, en la fresca sombra de un bosque silencioso, así como en las líneas escritas de un bello poema. Todo lo que se requiere es abrir el corazónSólo hay un lema en la Antigua Religión: Haz lo que quieras mientras no dañes a nadie.

 

 

Principios de la Creencia Wiccana

 

Estos 13 principios fueron establecidos en un evento llamado « Witchmeet » en la primavera del 1974 por el « Consejo Americano de Brujos » el cual estaba formado por 73 brujas de distintas tradiciones. Cabe destacar que estos principios, no tienen porque ser necesariamente una representación de todos los wiccanos, sin embargo, son aceptados por la gran mayoría.

Introducción:

Al tratar de ser inclusivos, no tenemos el deseo de abrir nuestro grupo a la destrucción por parte aquellos en viajes egocéntricos de poder, o las filosofías y las prácticas contradictorias para esos principios. Al tratar de excluir a aquellos cuyas formas son contradictorias a las nuestros, no queremos negar participación a cualquiera que esté sinceramente interesado en nuestros conocimientos y creencias, a pesar de la su carrera, color, orientación sexual, edad, orígenes nacionales o culturales u orientación sexual.

Principios de la Creencia Wiccana:

1. Practicamos ritos para armonizarnos a nosotros mismos con el ritmo natural de las fuerzas de vida, señaladas por las fases de la luna, cuartos estacionales y semi-cuartos.

2. Reconocemos que nuestra inteligencia nos da una responsabilidad única hacia nuestro medio ambiente. Tratamos de vivir a tono con Naturaleza, en balance ecológico, ofreciendo nuestro compromiso para con la vida y la conciencia, dentro de un concepto evolucionista.

3. Reconocemos la existencia de un poder lejos más grande que el aparente para la persona común. Porque es más que ordinario, algunas veces se le llama « sobrenatural », pero nosotros lo vemos como en estado latente dentro de cada uno, potencialmente de alcanzar por todos.

4. Creemos que el Poder Creador en el universo se manifiesta a través de la polaridad – masculina y femenina- y que este Poder Creador está en toda la gente, y las funciona a través de la interacción de lo masculino con lo femenino. No ponemos ningún (género) por encima del otro, por sabemos que cada uno es un apoyo para el otro.

5. Reconocemos ambos mundos, exterior e interior, algunas veces conocidos como el Mundo Espiritual, el Subconsciente Colectivo, Planos Interiores, etc.- Y vemos en la interacción de estas dos dimensiones la base para los fenómenos paranormales y para el ejercicio de la magia. No descuidamos ninguna dimensión por la otra, siendo ambas necesarias para nuestra realización personal.

6. No poseemos una jerarquía autoritaria, pero honoramos a aquellos que enseñan, respetamos a aquellos que comparten su conocimiento y sabiduría, y agradecemos a quienes valientemente se han dado ellos mismos por el liderazgo.

7. En el diario vivir, vemos religión, magia y sabiduría unidas por la forma en que vemos y vivimos el mundo- una visión global, una filosofía de vida que identificamos como Brujería-La Senda Wicca.

 8. Llamarse « Bruja » no hace una Bruja, pero tampoco lo hace la herencia, ni el coleccionar títulos, grados e iniciaciones. Una Bruja trata de controlar a las Fuerzas que la vida posible dentro de ella misma para vivir sabiamente y hacer su voluntad sin perjuicio para otros y a tono con Naturaleza.

9. Creemos en la afirmación y el compromiso con la vida, en una continuación de nuestra evolución y desarrollo de la conciencia, para dar sentido al Universo conocido y a nuestro papel personal dentro de él.

10. Nuestra única animosidad hacia la Cristiandad, o hacia cualquier otra religión o la filosofía de la vida, es referente a que tienden a proclamar ser « la única forma » y han tratado de negar la libertad de culto para los otros, y de suprimir otras formas de práctica y creencia religiosa.

 11. Como Brujas, no estamos amenazadas por los debates de la historia del « Arte », los orígenes de diversos términos, la legitimidad de aspectos diversos de tradiciones diferentes. Estamos preocupadas de nuestro presente y nuestro futuro.

12. Nosotros no aceptamos el concepto de mal absoluto, ni adoramos a cualquier entidad conocida como « Satán » o « el Diablo », tan definidos por la tradición cristiana. No buscamos poder a través del sufrimiento de otros, ni aceptamos que el beneficio personal puede estar asociado sólo a la negativa del mismo para otro individuo.

13. Creemos que deberíamos buscar dentro de Naturaleza lo que contribuye a nuestra salud y nuestro bienestar.

 

¿DESEAS SEGUIR LEYENDO Y CONOCER MÁS HACERCA DE LA WICCA CELTA Y DE ESTA OBRA?

DA CLICK AQUI PARA INICIAR LA DESCARGA: / SI TIENES PROBLEMAS AL INICIAR LA DESCARGA  O NO ABRE COMPLETAMENTE FAVOR DE COMUNICARTE AL WEB MASTER PARA PERDIR LA OBRA Y TE SEA ENVIADA POR CORREO ELECTRONICO. GRACIAS

WICCA CELTA dans wicca en español pdf 27557262iniciandoelcamino.pdf

SIN ANIMOS DE LUCRO O PLAGIO DE LA OBRA, PONGO A SU DISPOSICIÓN  ÉSTE TRATADO DE LA WICCA CELTA QUE PERSONALMENTE ME PARECE UNO DE LOS MÁS COMPLETOS Y SERIOS. AGRADESCO INFINITAMENTE A LA AUTORA  POR PONER A DISPOSICIÓN DE MUCHOS UNA OBRA TAN FENOMENAL. BENDICIONES PARA TI Y PARA LOS TUYOS. SI EXISTIERA ALGUN PROBLEMA POR LA PUBLICACIÓN DE LA OBRA  O DERECHOS DE AUTORIA AGRADESCO SE COMUNICARAN  CON JAVIER BRANCH A kaybranch_77@hotmail.com / www.avalonceltique.unblog.fr/ FUNDADOR Y RESPONSABLE DIRECTO DE AVALONCELTIQUE Y DEL COVEN WICCA CELTA DE AVALON PARA SER RETIRADA.

ecoleceltique.bmp

CORDIALMENTE COVEN WICCA CELTA DE AVALON

BENDICIÓNES

 

 

FRANCISCA Y LA MUERTE

Lundi 8 mars 2010

FRANCISCA Y LA MUERTE

 

franciscaylamuerte2.jpg

 

Un cuento del caldero para deleitarnos con una tasita de café y galletitas.

 

Francisca y la muerte, Ornelio Jorge Cardoso.

Al poeta, compañero
y amigo moldavo,
Petru Zadniprn, quien
me contó esta respuesta
de su mamá.

-Santos y buenos días -dijo la muerte, y ninguno de los presentes la pudo reconocer. ¡Claro!, venía la parca con su trenza retorcida bajo el sombrero y su mano amarilla al bolsillo.
-Si no molesto -dijo-, quisiera saber dónde vive la señora Francisca.
-Pues mire -le respondieron, y asomándose a la puerta, señaló un hombre con su dedo rudo de labrador:
-Allá por las cañas bravas que bate el viento, ¿ve? Hay un camino que sube la colina. Arriba hallará la casa.
«Cumplida está» -pensó la muerte y dando las gracias echó a andar por el camino aquella mañana que, precisamente, había pocas nubes en el cielo y todo el azul resplandecía de luz.
Andando pues, miró la muerte la hora y vio que eran las siete de la mañana. Para la una y cuarto, pasado el meridiano, estaba en su lista cumplida ya la señora Francisca.
«Menos mal, poco trabajo; un solo caso», se dijo satisfecha de no fatigarse la muerte y siguió su paso, metiéndose ahora por el camino apretado de romerillo y rocío.
Efectivamente, era el mes de mayo y con los aguaceros caídos no hubo semilla silvestre ni brote que se quedara bajo tierra sin salir al sol. Los retoños de las ceibas eran pura caoba transparente. El tronco del guayaba soltaba, a espacios, la corteza, dejando ver la carne limpia de la madera. Los cañaverales no tenían una sola hoja amarilla. Verde era todo, desde el suelo al aire y un olor a vida subiendo de las flores.
Natural que la muerte se tapara la nariz. Lógico también que ni siquiera mirara tanta rama llena de nido, ni tanta abeja con su flor. Pero, ¿qué hacerse?; estaba la muerte de paso por aquí, sin ser su reino.
Así, pues, echó y echó la muerte por los caminos hasta llegar a casa de Francisca:
-Por favor, con Panchita -dijo adulona la muerte.
-Abuela salió temprano -contestó una nieta de oro, un poco temerosa aunque la parca seguía con su trenza bajo el sombrero y la mano en el bolsillo.
-¿Y a qué hora regresa? -preguntó.
-¡Quién lo sabe! -dijo la madre de la niña? . Depende de los quehaceres. Por el campo anda, trabajando.
Y la muerte se mordió el labio. No era para menos seguir dando rueda por tanto mundo bonito y ajeno.
-Hace mucho sol. ¿Puedo esperarla aquí?
-Aquí quien viene tiene su casa. Pero puede que ella no regrese hasta el anochecer o la noche misma.
«¡Contra!», pensó la muerte, «se me irá el tren de las cinco. No; mejor voy a buscarla». Y levantando su voz, dijo la muerte:
-¿Dónde, al fijo, pudiera encontrarla ahora?
-De madrugada salió a ordeñar. Seguramente estará en el maíz, sembrando.
-¿Y dónde está el maizal? -preguntó la muerte.
-Siga la cerca y luego verá el campo arado detrás.
-Gracias -dijo seca la muerte y echó a andar de nuevo.
Pero miró todo el extenso campo arado y no había un alma en él. Sólo garzas. Soltóse la trenza la muerte y rabió:
«¡Vieja andariega, dónde te habrás metido!» Escupió y continuó su sendero sin tino.
Una hora después de tener la trenza ardida bajo el sombrero y la nariz repugnada de tanto olor a hierba nueva, la muerte se topó con un caminante:
-Señor, ¿pudiera usted decirme dónde está Francisca por estos campos?
-Tiene suerte -dijo el caminante-, media hora lleva en casa de los Noriegas. Está el niño enfermo y ella fue a sobarle el vientre.
-Gracias -dijo la muerte como un disparo, y apretó el paso.
Duro y fatigoso era el camino. Además ahora tenía que hacerlo sobre un nuevo terreno arado, sin trillo, y ya se sabe cómo es de incómodo sentar el pie sobre el suelo irregular y tan esponjoso de frescura, que se pierde la mitad del esfuerzo. Así por tanto, llegó la muerte hecha una lástima a casa de los Noriegas:
-Con Francisca, a ver si me hace el favor.
-Y se marchó.
-¡Pero, cómo! ¿Así, tan de pronto?
-¿Por qué tan de pronto? -le respondieron- . Sólo vino a ayudarnos con el niño y ya lo hizo. ¿A qué viene extrañarse?
-Bueno…, verá -dijo la muerte turbada- , es que siempre una hace su sobremesa en todo, digo yo.
-Entonces usted no conoce a Francisca.
-Tengo sus señas -dijo burocrática la Impía.
-A ver; dígalas -esperó la madre. Y la muerte dijo:
-Pues…, con arrugas; desde luego ya son sesenta años…
-¿Y qué más?
-Verá…, el pelo blanco…, casi ningún diente propio…, la nariz, digamos…
-¿Digamos qué?
-Filosa.
-¿Eso es todo?
-Bueno…, por demás nombre y dos apellidos.
-Pero usted no ha hablado de sus ojos.
-Bien; nublados…, sí, nublados han de ser…, ahumados por los años.
-No, no la conoce -dijo la mujer- . Todo lo dicho está bien, pero no los ojos. Tiene menos tiempo en la mirada. Ésa, quien usted busca, no es Francisca.
Y salió la muerte otra vez al camino. Iba ahora indignada, sin preocuparse mucho por la mano y la trenza, que medio se le asomaba bajo el ala del sombrero.
Anduvo y anduvo. En casa de los González le dijeron que estaba Francisca a un tiro de ojo de allí, cortando pangola para la vaca de los nietos. Mas, sólo vio la muerte la pangola recién cortada y nada de Francisca, ni siquiera la huella menuda de su paso.
Entonces la muerte, quien ya tenía los pies hinchados dentro de los botines enlodados, y la camisa negra, más que sudada, sacó su reloj y consultó la hora:
-¡Dios! ¡Las cuatro y media! ¡Imposible! ¡Se me va el tren!
Y echó la muerte de regreso, maldiciendo.
Mientras, a dos kilómetros de allí, escardaba de malas hierbas Francisca el jardincito de la escuela. Un viejo conocido pasó a caballo y, sonriéndole, le tiró a su manera el saludo cariñoso:
-Francisca, ¿cuándo te vas a morir?
Ella se incorporó asomando medio cuerpo sobre las rosas y le devolvió el saludo alegre:

 

-Nunca -dijo- , siempre hay algo que hacer.

 

Image de prévisualisation YouTube

 

UN CORTOMETRAJE MUY BIEN HECHO

BENDICIONES

JAVIER BRANCH

12345...8